La imprudencia vial es una de las principales causas de los accidentes de tránsito y muertes en el país. No suficiente con la inseguridad que se presenta a diario en la ciudad; la falta de inteligencia vial ha sido protagonista de las perdidas de seres queridos, que, por consecuencia de la impericia de los conductores, han tenido que dejar solas a sus familias.

Durante el año 2019 en Bogotá, 505 personas fallecieron por accidente de tránsito. Con un porcentaje del 89%, las victimas correspondían a peatones, ciclistas y motociclistas; siendo así los más vulnerables en la vía. Sin embargo, en Colombia, durante ese mismo año, se registraron 4.213 personas fallecidas y 22.107 lesionadas; cifras realmente altas para esa época; prácticamente fallecía una persona cada 77 minutos.

Ahora, en el 2020, se obtuvo una reducción de accidentes de transito casi al 40,62% respectivamente. Según el Ministerio de Salud, se registraron 2.663 ciudadanos fallecidos y 7.804 personas lesionadas, teniendo en cuenta que estos valores son con corte al mes de julio. Siendo así, podemos concluir que, se disminuyó la cantidad de muertes por causa del aislamiento que tomo al país por el virus del COVID-19, pese a que desde el mes de octubre toda la actividad económica comenzó a levantarse, se ha retomado de nuevo el incremento de las muertes viales.

La inteligencia vial es una forma de cultura ciudadana, pues las personas se dejan llevar por los sentimientos del momento y actúan sin pensar en las consecuencias. Tanto conductores como motociclistas, peatones y ciclistas, reaccionan de manera errónea, cuando primero debería estar el bienestar propio.

El uso adecuado del cinturón de seguridad, no excederse de los límites de velocidad, ceder el paso, no incumplir con las señales de tránsito, respetar los semáforos y cebras peatonales, no invadir el carril de los ciclistas y evitar manejar bajo los efectos del alcohol; son las principales acciones que evitan los accidentes de tránsito.

Solo las personas que hemos perdido a un ser querido por consecuencia de la imprudencia y de no respetar las señales de transito o realizar cruces indebidos, sabemos el dolor que se siente. Por esta razón, tengamos un poco más de inteligencia vial, aquella que puede ayudar a evitar tantas muertes en un solo día. Ahora que estamos en momentos de cuidado y en fiestas decembrinas, RESPETEMOS NUESTRA VIDA Y LA DE LOS DEMÁS.

Leave a Reply