La televisión se estanca, y la audiencia consume.

La emergencia sanitaria del covid-19 perjudicó a todos los sectores económicos, uno de ellos es la industria de la televisión, quienes dejaron pausadas sus producciones. Al finalizar el año 2020 retomaron grabaciones para afrontar este nuevo año y recuperar su audiencia.

He llegado a determinar que la televisión privada en Colombia está destinada para nuestros padres y abuelos debido a su contenido, puesto que los jóvenes buscan otro tipo de espacios de entretenimiento en las plataformas de streaming como Netflix, Disney plus, HBO GO, entre otras.

Es difícil ver en este tiempo televisión a citas, la cual consiste en ver cada día un capítulo de alguna serie o telenovela diariamente. Los jóvenes no tienen la paciencia para esperar todos los días y someterse a ver una producción de 60 capítulos como mínimo.  En cambio, las plataformas digitales cuentan con un amplio contenido digital que permite disfrutar de varias series en corto tiempo.

La diferencia entre las producciones televisivas en Colombia y las series de plataformas, es su calidad en producción. La realización de una serie para Netflix lleva un largo plazo en su rodaje y post producción, mientras que las producciones nacionales se graban constantemente de una forma acelerada y con poco presupuesto, por ello la calidad disminuye.

Los canales privados de Colombia retomaron sus producciones a partir de esta semana. La competencia por la audiencia en los últimos años ha tenido muchas desventajas porque el canal caracol tv lidera el rating nacional hace varios años. Cuando al fin el canal RCN lideró la parrilla de programación, la cuarentena pausó el gran arranque que presentaba a inicio del año 2020. La alternativa para continuar con su programación fue presentar producciones de gran éxito para mantenerse. El canal caracol con tres de sus éxitos, nuevamente lideró las audiencias mientras que RCN trato de sostener el público con varios clásicos de la televisión que al fin no resulto.

Eso sin tener en cuenta las pocas pautas publicitarias de las grandes marcas, que generaron una limitada publicidad. Hoy se empieza a organizar nuevamente la parrilla de contenidos; los canales le apuestan todo a su programación para levantar la crisis que desmejoró la industria. Sin embargo, debido al poco tiempo de rodajes, es posible que la calidad no sea buena puesto que estos canales están tratando de recuperar el público con mucha prisa, en donde les interesa únicamente recuperar televidentes más que la perfección.

Es predecible el alargue de telenovelas como “Pa´ quererte”,  temas de covid-19 en “enfermeras”, un par de novelas bibliográficas y otros remake. Lo cierto es que la crisis de la televisión en Colombia existe  antes de la emergencia sanitaria. La desvalorización de los programas emitidos, se dan porque las personas que están consumiendo televisión en Colombia no exigen calidad.

Muchas personas dicen que no ven estos canales privados y consumen las plataformas o televisión por cable para ver calidad y variedad. Pero no todas las personas tienen esta posibilidad, puesto que en muchos lugares del país es difícil acceder  a internet o adquirir televisión paga.

Por ahora es importante tomar el control y aprender a pedir calidad, no solamente que se grabe por cumplir. Es importante que generen una experiencia inolvidable al televidente, con historias nuevas, libretos sustanciosos y personajes memorables.

Ya es hora de salir de lo cotidiano e innovar con seriados que salgan de lo tradicional.  Es difícil encontrar diferencia entre  enfermeras, sala de urgencias y a corazón abierto; al parecer el canal no se da cuenta pero son básicamente lo mismo. Sin hablar de los reality show que básicamente son los mismos cada año, en donde el objetivo no es descubrir talentos, sino entretener a punta de porno miseria.

Esperemos que resulta este nuevo año y cuantos desaciertos predecibles van a tener estos canales. Lo importante es que los televidentes vean lo que quieren ver y no lo que les toca.

Leave a Reply