Por:

Hoy no escribí poesía, escribí lo que me ha taladrado la cabeza estos últimos día, por ahí leí un artículo suelto que decía que el “hecho de que escribas no te hace escritor ” y no necesito ser escritor para ejecutar ese verbo maravilloso de “escribir”. Bien decía Eduardo Galeano “Intelectual… qué abominable cosa, una cabeza que rueda” les dejo lo que pienso.

La “normal” Patria

¡Nos acostumbramos!
Si señores… nos acostumbramos a las masacres, a la inseguridad, a que el gobierno nos robe de frente, a la mala calidad en salud, a la falta de educación, a no tener un trabajo estable, a eso y muchas cosas más nos acostumbramos.
A muchos les he escuchado decir “me gusta la moda gringa y el sueño americano” pensé que con lo sucedido en los últimos días, muchos iban a tomar el ejemplo gringo. Los muchos; se indignaron, escribían mensajes de solidaridad por lo sucedido en EEUU con la muerte de George Floyd el pasado mes de mayo y hasta lloraron. Pero esos muchos son los que ahora, callan o justifican la muerte de nuestros hermanos colombianos a manos de unas mentes envenenadas por el odio y el fascismo.

¡Y no es para más!
Colombia, desde que tengo uso de razón, siempre ha vivido en medio de la violencia, esa violencia sistemática y prolongada que domina al pueblo e impone una “democracia” donde no se puede pensar diferente porque eres “objetivo militar”
Nos han manipulado a tal punto que “normalizamos la muerte” la empatía fue enterrada con los miles NN. Prefiero velar por mis intereses, lo demás no importa “por algo será que los mataron” “pero la noticia dice que es por violar la cuarentena” “quien los manda ir por allá” “mínimo eran ladrones” “sigan buscando lo que no se les ha perdido” “la izquierda nos está gobernando” “los cacerolazos son un rito satánico” “no queremos un país tomado por la izquierda” y muchas tontadas más. En Colombia nos robaron hasta el sentido común.

¡Si, perdimos el sentido común!
Defendiendo políticos y rasgándonos la vestidura a favor del Reich, sin importar que nos estén pisoteando, que nos estén acabando. Creo que los colombianos con la religiosidad tan fervorosa, cumplimos lo escrito en la biblia “Mateo 5:39 Pero yo os digo: no resistáis al que es malo; antes bien, a cualquiera que te abofetee en la mejilla derecha, vuélvele también la otra” Un mensaje que por décadas le hemos hecho caso. Colombia es un Estado Social de Derecho que debe promover la defensa de la vida, pero como perdimos el sentido común, pensamos que son ideas “castrochavistas” inventadas por los “neochavistas”, sin ni siquiera tomarnos la molestia de ojear la Constitución Política de Colombia. Nos adaptamos a la muerte, a la violencia, la mayoría de colombianos estamos presentando rasgos psicópatas y sociópatas.

Así es, psicópatas y sociópatas…
Ambos se caracterizan porque tienen un patrón general de desprecio por la seguridad y los derechos de los demás. El engaño, la manipulación o las mentiras, son particularidades centrales en ellos y los dos se pueden clasificar dentro del Trastorno Antisocial de la Personalidad. Con esto no quiero decir que todos estamos inmersos en este grupo, pero si es preocupante que el colombiano de a pie sufra de una constante negación de la realidad. Cuando en un país te cierra la posibilidad de vivir dignamente, no queda más que escoger el camino que está cerca, esos caminos han llevado a jóvenes, niños y demás, a ingresar a las filas de los grupos armados, bien sea por voluntad propia u obligados, o han ingresado a las pandillas que se diputan el control territorial en las ciudades, otros dejan sus tierras y llegan a la ciudad a trabajar en condiciones “esclavistas”. Nos hemos enfermado física, psicológica y espiritualmente. Los colombianos nos dedicamos a pelear entre nosotros para salvaguardar los intereses de las familias que nos llevan gobernando por años, sin darnos cuenta que nosotros para ellos no valemos nada.

¿Y el remedio?
Está primordialmente en la educación, en elegir no a la persona que nos va a gobernar sino al plan de gobierno que va a ejecutar, recordar que el voto es programático,votar por el candidato que me cae bien es un error. Construir pensamiento crítico a través de las redes –es tedioso igualarnos- necesitamos ser puntuales y concretos a la hora de compartir conocimiento –dejar el egocentrismo intelectual guardado en los bolsillos-. Sabemos que muchos que nos creen “neochavistas” en su mayoría, no han pasado por un colegio, han sufrido la guerra por parte de todos los actores armados, los que son de clase media alta y nos creen “neochavistas” es porque perdieron el amor por el pueblo colombiano, porque les lavaron el cerebro desde muy niños, porque no les ha tocado afrontar la violencia en los territorios, porque “la leche la consiguen en la nevera” y por último, unir nuestras voces para legalizar la droga
“Hace más de 40 años que estamos en esta lucha contra las drogas decretada por Naciones Unidas y no se ha ganado. Y una guerra que no se ha ganado en 40 años es una guerra perdida. Hay que reinventar esta guerra contra el narcotráfico y las drogas y una de las formas más efectivas es quitarle la prohibición a todo lo que tiene que ver hoy con el tráfico de drogas y racionalizarlo para poderla controlar mejor” Juan Manuel Santos.

Si tienen más remedios, por favor compartir…
Abrazos Fraternos,

 

Leave a Reply