Nicolás Petro, o las prácticas de la extrema derecha

Nicolás Petro, o las prácticas de la extrema derecha

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Email

Por: Hernán Riaño

Colombia se ha caracterizado por el manejo del poder, la riqueza y los gobiernos. Tanto uno como los otros se van pasando de padres o madres a hijos o hijas sin que haya poder humano que impida que ese manejo sea diferente. Los dueños de las empresas se las heredan a los hijos, no sin antes haberlos capacitado en la forma de cómo manejar al gobierno para su beneficio, los políticos hacen los mismo con sus vástagos, de hecho son muy pocas familias las que han gobernado muestro país. Los Santos, Samper, Lleras, Turbay, López, Pastrana para nombrar algunas, en el orden nacional, pero este fenómeno se ve igual en las regiones, ya hasta en los concejos municipales y las juntas administradoras locales de Bogotá y cualquier órgano legislativo o administrativo se ven estas herencias, no es más sino estudiar los apellidos y descubre uno de quien es hijo, nieto o sobrino. La perpetuidad del dominio.

Los hijos de los políticos o los empresarios se creen de verdad , que son unos herederos elegidos y que nadie puede aspirar a quedarse con esa butaca que les ha dejado su familia. Y desde adolescentes se ve en los colegios, o en cualquier otro ambiente mostrando sus “pergaminos” e imponiendo sus deseos pasando por encima de los demás. Muchos de ellos desde muy niños haciendo lo que quieren porque ellos son los herederos del poder. Así era en la época feudal en la que los llamados delfines (herederos de los señores feudales o los reyes, curiosamente aquí también usan ese apelativo), imponían sus deseos sobre los bienes y las vidas de los súbditos y ni que hablar de las hijas de los siervos que tenían que rendirse a sus deseos, sin derecho a “chistar”.

Con la llegada del narcotráfico se agudizó este fenómeno. Las extravagancias de estos vástagos “riquitos” no tenían límite, ya que empezaron a competir con los traficantes y sus formas de divertirse y de manejar sus negocios. La política en manos de los herederos cada vez se parecía más al manejo de una banda de criminales que a una actividad decente. Los jóvenes emergentes, hijos de padres de clase media o acomodada, aspiraban en muchos casos a vincularse con el político de turno untado de narcotráfico o a una banda de este tipo. Esas ganas de dinero rápido que les permitía lujos y todo tipo de desafuero fue la meta de muchos jóvenes que al final terminaron perdiéndose en ese mar de delitos y muerte.

Nicolás Petro creció en ese ambiente y en una de las ciudades más dominada por la corrupción a todo nivel del país. De esa región son los Gerlein, los Nule, los Char, los…, y tantas otras familias que han terminado en hechos de corrupción, de narcotráfico y de desangre del erario de la ciudad, el departamento y el país. Por las diferentes declaraciones y entrevistas dadas a medios de la extrema derecha, el país conoció de su amistad con miembros de estas familias desde hace mucho tiempo, y la vinculación muy estrecha de su ex esposa con un miembro específico del clan Char. Por lo tanto, ellos, Nicolás y su esposa son conocedores de cómo se manejan las cosas por esos lares.

¿Con la elección de su papá como presidente, Nicolás, se creyó con el derecho de usar el apellido Petro para usufructuarlo y tener réditos económicos y políticos?, esa es la pregunta del millón que pareciera tener respuesta en las declaraciones dadas a un juez de la república y a las entrevistas al medio que le declaró la guerra a su progenitor hace mucho tiempo. Su papá, el presidente, había solicitado en varias oportunidades que la fiscalía y demás entes de control investigaran a Nicolás por diferentes actividades poco claras que el retoño habría tenido en varios escenarios de la vida nacional, desde el año 2.016 se empezaron a hacer esas solicitudes de investigación (1), reiteradas en los últimos meses. El señor Nicolás Petro respondió a la “periodista” que lo entrevistó para la revista enemiga del presidente dando a entender que se «sentía mal tratado», aludiendo a su padre, también se refirió a otros acontecimientos y dio su opinión presentándola como si fueran noticias verdaderas. Además dijo en esa conversación que ni un solo peso, fruto de su “aventura” con personas de dudosa reputación, entró a la campaña y que ni su papá y ni el gerente de la campaña sabían de sus andanzas. Aún así, a la “periodista” de marras no le bastaron la aclaraciones de Nico y su ex esposa, que hicieron en sendas entrevistas, sino que siguió en su campaña de mentiras y desprestigio, es mas la portada de la revista es “No me voy a inmolar por mi papá” refiriéndose la las declaraciones de  Nicolas Petro (2). Pero en todo lo expresado se ve una ambición desmesurada por el dinero y la posición social..

El vástago está muy lejos de ser un líder progresista, ni siquiera llega a tener la dignidad para manejar una Junta de Acción Comunal, más bien pareciera ser un aspirante a hamponzuelo de poca monta, sin talento, jugando al todo vale. Demostró que no le importa absolutamente nada la decencia ni los escrúpulos, solo pensando en sí mismo y su bienestar, sin importarle la meta que su padre tiene pensada para país, poniendo en riesgo la vida de centenares de personas que sí se la han jugado por este proyecto político y que, al ofrecer en bandeja, con su acción, un posible golpe de Estado, se desataría la violencia contra quienes han defendido el primer gobierno democrático de Colombia (recordemos que el todo vale fue impuesto por los mafiosos paisas para dominar la región y el país). En conclusión, él atentó contra su padre, el primer gobierno democrático y Colombia haciéndole un gran favor a la extrema derecha, y lo más grave para él, ellos lo excluirán de su entorno social, porque la verdad es que lo utilizaron como idiota útil, pero él no pertenece a esa clase social. Así ha pasado con “izquierdistas” que decidieron trabajar para la derecha y hoy ya están en el olvido, despreciados por los unos y los otros

Contrasta la actitud del primogénito del presidente con la de muchos jóvenes que se juegan la vida para salir adelante, sin apellidos ni pergaminos, esos muchachos que no tienen recursos suficientes pero intentan por todos los medios sostenerse y, en muchos casos sostienen y dignifican a su familia. Tratan de no quejarse, ni de justificar sus errores, solo quieren estudiar y trabajar, esos muchachos que salieron en el estallido social a exigir un nuevo país, sin la corrupción que hay en Colombia y en la que se inmiscuyó el joven Petro.

Pero esa es la enseñanza que nos ha dejado la extrema derecha y en especial el señor Uribe, que despotricaba de los jóvenes y sobre todo de los jóvenes universitarios llamándolos terroristas. El desprecio por el futuro de Colombia que representa la juventud ha sido la bandera del uribismo, que en sus mas de 20 años de gobierno no construyó ninguna universidad pública y solo pensó en los jóvenes para bombardearlos, sacarles los ojos y disfrazarlos de guerrilleros para justificar la guerra que quieren seguir perpetuando.

Los jóvenes que quiere la extrema derecha y su máximo líder, son los que no estudian ni trabajan, los que como Nicolás, hacen todo lo posible e imposible por ser admitidos en las clases sociales que dominan el país y a otros para que solo trabajen en las labores más humildes, que siempre sean miserables, que hagan en tareas que no les permita pensar ni ascender socialmente, que solo hagan labores ilegales como mulas, mensajeros del narcotráfico o les sirvan para producir dinero ilegal. Recordemos la frase de una senadora de la república muy afecta a este gurú, cuando los jóvenes estaban exigiendo educación en la plaza de Bolivar: “trabajen vagos”.

(1) https://www.bluradio.com/tecnologia/petro-pide-a-fiscalia-investigar-a-su-hijo-por-injerencia-en-contratacion

(2) https://www.bluradio.com/tecnologia/petro-pide-a-fiscalia-investigar-a-su-hijo-por-injerencia-en-contratacion

 

Fotografía de Nicolás Petro de su Facebook

Las opiniones de los columnistas son de su exclusiva responsabilidad.  Les invitamos a leer, comentar, compartir y a debatir con respeto.

 

 

 

 

Heading Element

Las opiniones  realizadas por los columnistas  del portal www.laotravoz.co  no representan la identidad y línea editorial del medio.
Les invitamos a leer, comentar, compartir y a debatir con respeto.

La Otra Voz