No era Acapulco Shore, ni tampoco Keeping Up with the Kardashians los shows de entretenimiento más populares ofrecidos por MTV o E! Entertainment Televisión. Era algo más exquisito con toda una puesta de escena perfecta, un par de presentadores   emotivos algunas declaraciones y entrevistas, tendencia número uno en Colombia y fotos en redes sociales.

Así se vivió el espectáculo televisivo ofrecido por nuestros queridos medios de comunicación, bajo la dirección del Centro Democrático, con el patrocinio de Pfizer, y conducido por la estrella del momento Iván Duque Márquez conocido por su programa matutino lunes a viernes a las 6:00 pm, compartiendo la transmisión con la “carismática” Marta Lucía Ramírez.

No era el show de medio tiempo del super Bowl, tampoco los premios Óscar y mucho menos Los Premios Billboard. No, esto era, tan, tan, tan “la llegada de las vacunas” ¡uuu!  “Gracias presidente, por su gestión, por la impecable transmisión en vivo, porque ni siquiera Andrea Serna lo hubiera hecho mejor. Gracias presidente por hacer su trabajo, así no hayan llegado todas las vacunas que dijo inicialmente, con varios meses de retraso, siendo uno de los últimos países de América Latina en iniciar con el plan de vacunación, de corazón gracias”.

Me imagino que esa es la respuesta que están esperando, Pues con toda la pantalla y populismo que dieron por la llegada de las vacunas, donde se sentían en la alfombra roja y orgullosos de su gestión. Yo creo que era porque ni ellos mismos creían que lo lograron.

Claro es motivo de estar feliz, llegaron las vacunas, vamos a empezar con el plan de vacunación, están por llegar más vacunas.  Por supuesto que es tedioso que mientras se recibían las vacunas, muchas personas en redes sociales le veían todo lo negativo al acontecimiento, y es fastidioso escuchar a las mismas personas que han molestado con el virus propagando miedo y noticias falsas, decir “yo no me voy a poner esa vacuna, porque no sé de qué está hecha”.

Pero no estoy de acuerdo, con la farsa televisada en donde sacan pecho y se enorgullecen, cuando las cosas no se están bien.  Se venden como todos unos héroes por algo que es su deber. Es como felicitar a un niño después de lavar la loza cuando su mamá lo mando antes, o felicitar al guarda de seguridad de algún edificio por preguntarle a los visitantes para dónde van, si es que ese es su trabajo.

Claro, todos merecemos saber que está pasando con las vacunas, la opinión pública merece saber cómo va el proceso y sin duda alguna eso es trabajo para los periodistas y los medios de comunicación. De Hecho, no se debe restar importancia porque, en realidad, era la noticia más importante del día y nos interesa a todos.

Pero convirtieron todo en un espectáculo, una payasada, que, en comparación con los otros países, lo tomaron con la seriedad e importancia que amerita el suceso. Además, es lógico que lo hicieron con el fin limpiar la imagen del gobierno; Para venderle a la gente la idea de una gestión impecable, para que nadie piense en el desbarajuste que tienen el país. Con estas acciones de salvadores pretenden hacer que las personas olviden las masacres, la reforma tributaria y sobre todo la perlita de querer extender su gobierno dos años más por causa de la pandemia.

Es un gobierno oportunista y está sacando ventaja de todo lo que sucede para montar Show tras show, porque para ellos el covid-19 es el virus que les limpia la reputación.

Leave a Reply