Con la piel hambrienta

y el alma desnuda.

Con los gemidos de la noche

y las puertas abiertas.

Con el deseo lascivo

y el cuerpo salvaje.

Con los orgasmos cantando

y el jadeo danzando.

Con los dedos curiosos

Y el sexo soñando.

¿Te espero?

Leave a Reply