Sin miedo al cambio

Sin miedo al cambio

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Email

“Castrochavizmo”, “una segunda Venezuela”, “Petro el Putin colombiano”, entre otras falacias inventadas por la derecha colombiana, fueron estrategias de contracampaña para desprestigiar el plan de desarrollo y progreso que el candidato Gustavo Petro le está proponiendo al país.

Colombia está a seis días para que se desarrollen las elecciones presidenciales y estos últimos tres meses de “campaña” fueron más ataques que propuestas las que le planteó al país el candidato de derecha Federico Gutiérrez. Cada ataque lo único que propició fue ratificar el favoritismo por el candidato Petro. Pues hasta la fecha y de acuerdo con la última encuesta que por ley se podía publicar, Gustavo sigue punteando en todos los escenarios posibles.

En la sociedad se respira un tinte de un miedo absurdo infundado por la extrema derecha. Primero fue el cuento de que nos volveríamos una segunda Venezuela, sin embargo, el actual gobierno de derecha que impulsa la candidatura de Gutiérrez deja un dólar por encima de los 4.000 pesos COP, una tasa de desempleo del 12 %, la moneda colombiana como una de las más devaluadas del mundo en los últimos tres años, y como si fuera poco el salario mínimo más miserable de la región de acuerdo con su comparación frente al dólar, por eso, le planteo a mis lectores la siguiente pregunta: ¿cuál es el miedo? Si el gobierno derechista dejó al país con unos índices de pobreza similares a los del hermano país.

Otra de las descaradas mentiras que dicen del candidato que propone el cambio es que va a regalar plata a los más pobres; si uno revisa el plan de gobierno entre Gutiérrez y Petro, el candidato Gutiérrez tiene más propuestas asistencialistas que el mismo Petro y es ahí donde uno se pregunta ¿Gutiérrez de donde va a sacar la plata para sostener esos programas? ¿Del dinero que queda de las regalías para las regiones? Cuando lo afirmaba en una entrevista en el portal La Silla Vacía donde dejó en evidencia su desconocimiento de economía básica colombiana y adicional a ello dejó una frase célebre “Plata es plata”.

El país con Duque pasó por una de sus peores crisis sociales en la historia, más de 100 muertos a causa de los paros en contra del gobierno, 800 desaparecidos, de los cuales, 500 personas fueron ubicadas, 23 encontradas muertas y 277 personas a falta de esclarecer su ubicación, cifras del Observatorio de Derechos Humanos de la Coordinación Colombia-Europa-Estados Unidos.

El país en manos del continuismo seguiría en una eterna caída, donde cada cuatro años pensamos que no podemos caer más bajo, pero aun así el nuevo gobernante puesto por el establecimiento no decepciona e induce al país a un eterno bucle de retraso y torpeza, atropellando al colombiano de a pie y otorgando beneficios económicos a unos cuantos poderosos que siguen aumentando sus patrimonios a costillas de los colombianos.

Sin dejar a un lado la remontada del ingeniero de Bucaramanga Rodolfo Hernández, que con su discurso vacío y sin argumento científico a sabido cautivar a la ciudadanía ingenua, que cree que él es la cura contra la corrupción, cuando hay que recordar que el próximo 21 de julio Rodolfo tendrá que someterse a juicio por corrupción.

El país deberá tomar una determinación si quiere continuar en ese eterno bucle que se repite cada cuatro años, o tener la posibilidad de darle la oportunidad a un cambio democrático, incluyente y pluralista que busca garantizar el derecho al mínimo vital no con propuestas asistencialistas como lo propone Fico, sino con propuestas progresistas que estimulen la economía no solo de los grandes empresarios sino del campesinado, del pequeño y mediano empresario, donde la economía sea un factor democrático y poder estimular la componentes económicos desde diferentes escenarios como el agro, el textil, o las energías renovables. Hay que darle a la historia una oportunidad de cambio que en esta ocasión es representada por el candidato Gustavo Petro.

Las opiniones realizadas por los columnistas del portal www.laotravoz.co no representan la identidad y línea editorial del medio. Les invitamos a leer, comentar, compartir y a debatir con respeto.

Heading Element

Las opiniones  realizadas por los columnistas  del portal www.laotravoz.co  no representan la identidad y línea editorial del medio.
Les invitamos a leer, comentar, compartir y a debatir con respeto.

La Otra Voz