Leo hoy en los medios de comunicación con gran optimismo los datos sobre la disminución de contagios y muertes por Covid, no solo en Colombia sino en el mundo; y logra uno sorprenderse y alegrarse ante las cifras presentadas por los  entes oficiales.

Pero es aquí donde se presentan las incógnitas; ¿es posible tanta reducción en contagios, sobre todo en Colombia donde no alcanzamos a tener vacunada al 1% de la población estimada?, ¿Será que mágicamente el virus dejo de ser tan certero con solo saber que habían suficientes vacunas para la población mundial? ¿Acaso la población repentinamente se volvió más consiente y dejo de reunirse, empezó a mantener la distancia social de 2 metros, o juiciosamente se usa el tapabocas?

Desde mi punto de vista se evidencia que como población estamos más interesados en la reunión, en la fiesta, en la visita; no nos llegamos a imaginar una navidad o un fin de año con toda la familia; muchos no pensaron en el daño irreparable que esto podía causar, me imagino que muchas de esas familias que decidieron salir de paseo y reunirse con esos familiares lejanos, hoy lamentan la perdida de uno de ellos o tuvieron que pasar por la angustia de ver a alguno de ellos en estado delicado de salud y aislado.

Todo esto trajo consigo una ocupación UCI al punto máximo, teniendo que decretar medidas extremas que afectan a muchas familias y a las economías locales, siempre pensé que en diciembre era necesario tomar algunas medidas no tan extremas que nos hubieran evitado muchos dolores de cabeza en enero y parte de febrero.

Otra conclusión puede ser que la ciudadanía ya se cansó de esperar 5, 6, 7 o hasta más días para que su EPS llegara a realizarle una prueba, así que decidió quedarse en su casa, esperar que pasaran los dichosos 14 días y retomar sus labores.

Aun así, las autoridades pronostican un tercer pico en Colombia, muy ligado a la Semana Santa, nuevamente sinónimo de vacaciones y por supuesto que no estoy en contra de eso, de hecho es uno de los sectores más afectados por esta situación; pero hay viene nuestra responsabilidad como ciudadanos, no debemos buscar contagiarnos y esperar que los servicios médicos nos tengan que salvar la vida a costa de nuestra irresponsabilidad.

Solo espero que estas cifras no sean fantasía y que realmente estemos logrando controlar este virus con los cuidados y recomendaciones que dan las autoridades; les hago una invitación como ciudadanos  a concientizarnos, que pensemos si es importante el paseo, la reunión, que mejor pensemos que puede ser la última reunión, o el ultimo paseo con nuestros familiares y amigos, guardemos vida para más rato, que se nos puede ir en un suspiro.

Recuerda estas medidas que han demostrado ser las más efectivas y prácticas; usar el tapabocas de manera adecuada, la distancia entre personas, el lavado de manos frecuente y ventilar los espacios cerrados.        

Leave a Reply