En estos tiempos tan difíciles en los que los acuerdos de paz con la antigua guerrilla FARC-EP se encuentran en grave amenaza debido a la falta de garantías por parte del estado, es importante que quienes anhelan el fin del conflicto armado en Colombia alcen sus voces en defensa de estos. 

Una de las maneras para exigir garantías, hacer memoria y resistir, es la literatura que haciendo uso de la metáfora, es también una altísima atalaya desde la cual se advierte que hay peligro a la vista.

Una de esas voces que se alza en defensa de la paz, es PARA LA GUERRA, NADA (Editorial Monigote) un libro-álbum que hace hincapié en la importancia de la paz mediante versos rimados que, como se explica en el inicio del libro, es una canción que poco a poco se ha convertido en un himno al cual muchos artistas de todo el mundo unen sus voces y versos. 

El formato del libro permite conectar de manera inmediata con los niños, además, la musicalidad en los versos brinda la posibilidad de tararear en un sin número ritmos la letra.

En lo personal, una de las cosas que robó mi completa atención fueron las coloridas ilustraciones realizadas por Daniela Violi, estas cuentan una historia que inicia con una familia de armadillos, los cuales deben llevar algunas cuantas semillas a un lugar donde estas puedan germinar hasta hacerse grandes, pero algunos obstáculos harán un poco difícil tal misión.

Para cerrar la nota, cito una de las más entrañables estrofas con las que me topé en medio de la lectura:

Para el sol, un caleidoscopio

Una escafandra para el mar

Para el miedo, una guitarra

Y tu voz para cantar

Estoy seguro de que este libro está perfectamente «tejido con las palabras oportunas» por la autora, Marta Gómez, dado que llevan a comprender el mensaje central del libro, el que, como indica el título es: nada puede dejarse para la guerra.

Estos versos son una invitación para todos, a seguir cantando y resistiendo hasta que la guerra cese en esta nación, y en todos los países que azota. 

 

Leave a Reply