No me diga que Name dijo

No me diga que Name dijo

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Email

Editor: Francisco Cristancho R.

Hay familias con suerte o pícaros con fortuna. Después de ver el roscograma que publicó El Espectador en su edición dominical y que tiene en su centro al presidente del Senado, Iván Name, concluye uno que el país no es de los Char ni de los Gerlein sino de otra familia costeña, mucho menos conocida, que salió de un municipio de Bolívar a ocupar escaños en el Congreso y en el Concejo de Bogotá, al tiempo que detenta puestos aquí y allá, en despachos ministeriales; unidades de trabajo legislativo y quién sabe cuántos contratistas a nivel nacional y territorial. Sin pena alguna, el martes o miércoles volverá el hasta hace poco ignoto senador Iván Name al estrado desde el que ordena el pleno del Senado y avanza en su conquista puestera. Y porque no podemos perder la gracia ni pasar por alto lo divertido de nuestras desgracias, es tal el apetito de los Name que no dejaron ni el cargo de mecanógrafa de la secretaría general de la Cámara de Representantes, que ahora ocupa la sobrina de Iván Name.

Esta revelación de El Espectador deja muy mal parada a la Alianza Verde, partido que ha recibido miles de millones de reposición de votos por la consigna ‘anti-corrupción’, causa que no les ha impedido asignar a dedo y con ‘pliegos sastre’ –de los que antes denostaba la alcaldesa verde, Claudia López– puestos y contratos para la progenie de los Name. Iván Leónidas, hijo del presidente del Senado, es asesor de un representante a la Cámara perteneciente a la Alianza Verde, así como su hermana Janeth, y María Clara, su exesposa, acaba de terminar un sustancioso contrato en el despacho del gobernador ‘verde’ de Boyacá, seguramente a la espera de uno mejor con la posesión del viejo conocido y amigo de la familia, el taimado Carlos Amaya.

Siguiendo el buen ejemplo del senador Iván Name, hay otro congresista –virtualmente desconocido para la mayoría– de nombre Óscar Barreto, quien venía de ser gobernador de Tolima y ahora se encuentra en calzas prietas, pues no logra explicar por qué adjudicó doce contratos de obra por valor de 35 mil millones prácticamente a dedo para luego dejar pasar toda suerte de justificaciones absurdas por el incumplimiento de los contratistas. Esta semana la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia le ha llamado a indagatoria por el delito de peculado por apropiación. Veremos si el señor Barreto decide responder a la justicia o si prefiere, como hizo con los llamados de la prensa, guardar silencio.

Recordábamos por estos días la crítica que formuló una senadora al entonces candidato a alcalde Gustavo Bolívar, quien publicó un video hacia las nueve de la mañana en el que se le veía recostado en su cama. El reproche, que ya olvidamos pero que definitivamente llamó nuestra atención porque como dormilones nos sentimos aludidos, iba por las líneas de que una persona que se levantara tarde de su cama no podía ser un buen administrador. Ahora resulta que médicos de varias especialidades parecen haber alcanzado un consenso respecto de las virtudes de un buen descanso, desvirtuando ese dicho tan colombiano y tan equivocado de que “al que madruga, Dios le ayuda”, y al que siempre respondemos con otro refrán: “no por mucho madrugar amanece más temprano”. Y aprovechando la oportunidad, preguntamos a quienes pretenden que sus funcionarios electos estén laborando al alba, ¿acaso a ustedes les hace más productivos levantarse de noche para ir a trabajar?

Quien sí le madruga al despilfarro es la saliente alcaldesa Claudia López, quien –como dice ella– “con los impuestos de los bogotanos” pagó, no una página ni la portada de El Tiempo, sino una revista entera que acompañaba la edición dominical –día de la pauta más cara– y que salía expulsada al abrir el diario, como si las páginas del periódico pudieran sentir la misma repulsa que nos suscita a la mayoría de bogotanos ver tamaño desperdicio.

Para nuestro pesar, rara vez encuentra uno revistas, separatas o al menos una nota en el periódico en efeméride de la vida y obra de grandes hombres y mujeres en Colombia. Por ello replicamos y celebramos dos acontecimientos recientes: el primero, la decisión de la empresa Metro de Medellín de dedicar uno de sus trenes a la pianista Teresita Gómez y engalanar los vagones con recuerdos de su vida –que sin lugar a duda ha sido una bien vivida y ejemplo para generaciones presentes y futuras–, y el segundo, la determinación editorial de El Espectador para ocupar sus páginas, en el día en que se cumplen treinta años de la muerte del asesino Pablo Escobar, a honrar las vidas interrumpidas por el terrorismo financiado por los narcos y reivindicar el derecho de sus dolientes a conocer la verdad. Deseamos, para los años venideros, que sean muchos los reconocimientos a Teresita y cada vez menos los onomásticos a Escobar.

Adenda: aún con Names y Barretos avanza la reforma a la salud contra todo pronóstico. El gobierno que acusan de poco eficiente; mal ejecutor; distraído y sin ruta ni destino está ad portas de aprobar la más contenciosa de sus reformas.

Adenda II: Un familiar cercano comentó hace poco cómo, por una pequeña infracción, la policía de tránsito hizo que se detuviera. Le practicó prueba de alcoholemia, le recomendó tener más cuidado y, por no reportar contravención anterior… ¡lo dejó ir! Por supuesto eso no ocurrió en Colombia, en donde cualquiera de esos chupasangres le hubiese quitado a ese distraído conductor hasta la dignidad. Porque no hay nadie más inhumano en este país que un agente de tránsito, y no hay nada más terrorífico que ser detenido por uno de ellos. Un ruego para que alguien le eche una mirada a estos ‘servidores’ –que para nada sirven– y que se les brinde una urgente capacitación en Derechos Humanos, respeto y normas de tránsito, porque de lo único que saben es de abusar del ciudadano.

Las opiniones de los columnistas son de su exclusiva responsabilidad.  Les invitamos a leer, comentar, compartir y a debatir con respeto.

 

Heading Element

Las opiniones  realizadas por los columnistas  del portal www.laotravoz.co  no representan la identidad y línea editorial del medio.
Les invitamos a leer, comentar, compartir y a debatir con respeto.

La Otra Voz