La comunicación ha sido importante para la evolución del ser humano, el hombre ha creado distintas herramientas a lo largo de la historia para mantener una interlocución con sus pares, con los demás y con el entorno que lo rodea. Con los avances tecnológicos se ha facilitado la continua comunicación para mantener la información sobre sucesos políticos, económicos, sociales y culturales a nivel nacional e internacional.

En América del Sur se ha impuesto la información con objetivos mediáticos navegando en el amarillismo y el show, siendo así, una práctica distractora que imposibilita el análisis con mayor profundidad de las noticias relevantes para la sociedad, girando la mirada hacia otro escenario, permitiendo con esto, el beneficio de una minoría y facilitando el autoritarismo, control y manipulación.

Los medios de comunicación crean marcos cognitivos que intervienen en la percepción del público sobre los sucesos de su entorno, mueven la política desde la información por intereses particulares en torno al poder, según Lippman, las personas muchas veces confunden el “pseduoambiente” creado por los medios de comunicación con el ambiente real, y los “mapas mentales” que cada uno se forma interviene en el comportamiento de las personas, por lo que tienen consecuencias sobre el “verdadero ambiente” donde se lleva a cabo la acción. (Califano, 2015).

El endiosamiento a los líderes políticos, facilita la agresión hacia los que generan un cambio de pensamiento y expresan objetivamente los problemas que representa un gobierno corrupto, una sociedad enferma y la falta de educación.
El sistema político en Colombia es agresivo, dando por resultado, la degradación de la ética comunicacional. El avance tecnológico ha masificado la información (a nosotros nos llega la información que al poder político le conviene) y esto ha permitido satisfacer las necesidades de poder controlando la población.

Para un país como el nuestro, la información tergiversada es el pan de cada día, los medios de comunicación son un poder latente, influenciados por el dominio político. La tecnología ha hecho que el ciudadano sea más partícipe de la “información” eliminando la capacidad de razonamiento y deconstruyendo el pensamiento crítico.

La falta de información real de los medios de comunicación sumado a la incidencia política que tienen, nos llevan a contribuir, apoyar y a seguir los medios alternativos comunitarios, tomando conciencia sobre el verdadero papel de la comunicación creando una responsabilidad social en el periodismo

Leave a Reply