La tónica sombra de la palabra
aúlla en silabas graves,
desmembradas por la noche…
La palabra es torturada.

Las voces afiladas
maltratan la palabra,
la calle se tortura
con las frases disparadas.

Se agudiza su dolor
en el verso caído,
el silencio arrebata el sonido
a la palabra golpeada.

La esdrújula teje el mármol
formando el diptongo de la muerte,
el dolor es un borrador
a la palabra desangrada.

Las oraciones suplicantes
se dividen en el sepulcro,
dejan al sujeto expuesto…
El predicado nada en el diluvio.

La palabra se pierde de las manos del poeta
El poeta pierde la razón
La razón pierde su calidad de verdad
La verdad….
¡La palabra está siendo masacrada!

Leave a Reply