Hollman Morris: »Gracias Presidente Gustavo Petro por creer en mi».

Hollman Morris: »Gracias Presidente Gustavo Petro por creer en mi».

REFLEXIONES DE VIDA DEL DEFENSOR DE DERECHOS HUMANOS, PERIODISTA Y POLÍTICO
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Email

Por considerarlo un texto de interés publico, por tratarse de un periodista, defensor de derechos humanos y político, La Otra Voz pública este escrito del exconcejal y excandidato a la Alcaldía de Bogotá, Hollman Morris, donde reflexiona sobre los últimos 4 años de su vida pública y privada, enmarcados por falsas denuncias, que acaban de ser desestimadas y archivadas por la Fiscalía general de la Nación, pero que socavaron su derecho al buen nombre, a la honra, a la defensa y al trabajo; afectando la salud y la integridad de su núcleo familiar y siendo víctima de amenazas, ataques y todo tipo de estrategias para continuar con el desprestigio.

Texto realizado por  Hollman Morris:

»Gracias Presidente Gustavo Petro por creer en mi»

En Colombia según la Constitución, todos los hombres y mujeres de este país somos inocentes hasta que se nos demuestre lo contrario. Durante 4 años la Fiscalía General de la Nación, no encontró méritos si quiera para abrir una investigación, por lo tanto ni siquiera una imputación de cargos, es decir nunca hubo delitos. Al no haber delitos no podía llegar a instancias de un juez.

Durante 4 años tanto mi madre, mis hermanas, mi hermano, mis hijos, la mamá de mis hijos y yo, hemos soportado una campaña sistemática, criminal e inmisericorde de desprestigio.

Pretenden hacer justicia mediática a través de titulares, agravios, mentiras, en las redes sociales en torno a mi nombre. Alguien durante 4 años paga una bodega criminal para que a cada opinión que yo de en diferentes redes sociales, salten bots a desprestigiarme y atacarme.

De tal manera que hoy cuando la Fiscalia se pronuncia, archivando las 2 denuncias que se me presentaron, hablando de mi inocencia, la noticia prácticamente resulte de menor impacto al juicio sumario que me han hecho en estos años en titulares y ataques en las redes.

¿Quién paga o quién asume la responsabilidad por éstas campañas de desprestigio que acaban con la vida de las personas? ¿Dónde están los medios que salieron sin ningún filtro ni investigación periodística y fueron haciendo eco de denuncias, equiparándolas a delitos sin esperar el resultado de las investigaciones? ¿Dónde están hoy después de 4 años, los titulares hablando del archivo de las denuncias? ¿Dónde están hoy los y las que salieron públicamente a crucificarme, a acusarme de cuánto delito relacionado hubiera, hoy que se archivaron las denuncias?

Yo he sido un hombre que de los 54 años que tengo, 30 años he vivido bajo amenazas de los diferentes gobiernos, he sido exiliado en 2 oportunidades. Detenido de manera arbitraria en 2 oportunidades y toda mi familia, incluyendo mis hijos, fueron víctimas de la peor cacería criminal por parte del DAS del gobierno de Uribe. Todo en la impunidad. Todo por entregarle mi vida a la construcción de un país en paz, que respetara una cultura en derechos humanos. Desde el periodismo lo hice y como político también. Tengo una vida de lucha por la vida y por Colombia, de la cual nunca me voy a arrepentir y nunca la dejaré hasta no ver una Colombia digna, grande y en paz.

 

Pero tengo que reconocer que que la persecución y la infamia de estos últimos 4 años cuando yo me atrevo a aspirar a la alcaldía de Bogotá, a atravesarme en la corrupción del proyecto Metro Elevado, y a acompañar decididamente la construcción de una Colombia más Humana, al lado de Gustavo Petro, es de lo más triste y duro que he vivido. Incluso, me atrevo a decir que más duro que la persecución del gobierno de Uribe en mi contra.

La razón es, que en estos 4 años, han pasado por encima del debido proceso quienes considere alguna vez amigos y amigas. Han guardado silencio frente a la infamia y por odios y venganzas políticas, incluso de sectores alternativos y de izquierda, llegaron a lo más bajo en mi contra.

Hoy, sin embargo, no guardo rencores. El daño que le han hecho especialmente a mis hijos, es grande. Esa infamia, en parte acabó con la vida de mi padre. La tranquilidad que merece mi madre no ha sido posible en estos años. No soy de los que va a salir a contestar en redes a la grosería y a la estupidez, ya habló la justicia y para mí, que se entiendan con ella.

Pero si el movimiento progresista que se hace llamar humanista, sigue por este camino de desconocer el debido proceso, de “cancelar” al individuo por “miedo a” y sin hacer eco de lo que dicta la justicia, en este caso de la inocencia al final del día, no puedo augurar que puedan ser hombres y mujeres para el cambio

 

»GRACIAS A LOS CIENTOS DE MENSAJES DE APOYO Y SOLIDARIDAD»

Hoy puedo decirle mirando a los ojos a mis hijos y a millones de colombianos y colombianas que les he dejado un legado, construí un programa de televisión como Contravía que formó y educó a miles de personas, generaciones enteras en el conocimiento de la otra Colombia, de las víctimas, de la memoria del otro país, de lo cual me siento profundamente orgulloso.

Le pude demostrar al país que desde mi dirección en la TV pública de Canal Capital, en la alcaldía de Gustavo Petro, que la TV pública tenía y sigue teniendo una función en Colombia y que podía hacerle competencia a la TV privada; y como político, como concejal de Bogotá pude demostrar que el proyecto Metro Elevado era un proyecto corrupto que aún no alcanza los estudios, eso es parte de mi lucha, de mi legado por el cual me he ganado el afecto y cariño sincero de colombianos en todos los rincones del país y eso no me lo van a arrebatar nunca. No han podido borrar esas luchas con la infamia y la mentira, porque a punta de likes en twitter no podrán equiparar nunca jamás, mi lucha de toda una vida y este legado.

Hoy más que nunca con el afecto y el apoyo de ustedes seguiré adelante, me siento feliz de haber sido uno de los constructores, no de ahora, por este momento de cambio que atraviesa Colombia y que bien representa nuestro querido presidente Gustavo Petro.

¿Que si tengo los méritos suficientes para aspirar a un cargo público? Por supuesto, ¿para estar en el gobierno nacional? Sí; y ¿para ser candidato a la alcaldía? también. Estaré donde Colombia me necesite. Pero hace rato me gané un lugar en el corazón de las víctimas y los más humildes de este país y eso ya no me lo podrán arrebatar.

No soy un hombre que se ha rendido frente a la adversidad. Como dice Vicentico, ”sigo parao”.

Heading Element

Las opiniones  realizadas por los columnistas  del portal www.laotravoz.co  no representan la identidad y línea editorial del medio.
Les invitamos a leer, comentar, compartir y a debatir con respeto.

La Otra Voz