El gobierno nacional y muchos locales, incluyendo el de Bogotá, han utilizado un arma nueva, ¿o no tanto?, en el manejo del mismo: Los anuncios.

Es una forma de “gobernar”, decir que van a hacer y no hacen nada, de, con apoyo de la prensa cómplice, informar de soluciones que nunca se llevarán a cabo y que solo sirven para calmar protestas, elevar la audiencia, subir en las encuestas o encubrir actos de corrupción. En mis tiempos a eso se le decía: “Descrestar calentanos”, que era una forma sutil de llamarle a los engaños. Esta metodología no es exclusiva del presidente Duque, que se la aprendió muy bien a Uribe, sino que se ha ampliado a gobiernos departamentales y locales.

Ahora aparecen por los canales de radio y televisión de “su propiedad”, los compraron con pauta oficial. Así los consideran, en una reunión, el senador del Centro Democrático, Alejandro Corrales,  exigió “no pautar en medios que hablen mal del gobierno”. https://www.voces.co/senador-del-cd-pidio-no-pautar-en-medios-que-hablen-mal-del-gobierno-dice-que-no-es-censura/?fbclid=IwAR1yL6U81J75rWw3J0PUDLruP1arskxUFj0MwAi4SZVkeeKlRfVDn1SmUlY https://www.noticiasuno.com/nacional/no-es-censura-dice-congresista-del-cd-que-pidio-no-pautar-en-medios-que-no-apoyen-al-gobierno/?fbclid=IwAR0s6HD7pkNzMiBOmWnTDsQvXoyaR1pqZyqiIOvocJLfpGINLRn9T-bD9NA. Por eso salen a cualquier hora, con cualquier anuncio y con una cola de aduladores que da miedo. Lo grave es que, hasta algunos medios comunitarios y alternativos, que, por la promesa de pauta oficial, se han dedicado a ser, igualmente, caja de resonancia de los gobiernos de turno, como si con los medios comerciales tradicionales y los del estado no fuera suficiente.

No permiten una voz disidente ni contradictoria a las noticias de los gobiernos y no permiten que se haga seguimiento al cumplimiento o no de los anuncios generados desde la presidencia, gobernaciones y alcaldías. Los “titulares” con todo tipo de medidas y soluciones están a la orden del día, y se quedan solo en eso; al otro día es otro olvidando el del día anterior, creándose una cadena de mentiras interminable. En conclusión, nada cumplen, nada solucionan y solo tienen a la violencia de fuerza pública como repuesta a los reclamos por ese incumplimiento.

Duque no ha cumplido ningún convenio o acuerdo con los sectores populares, con nadie. Su táctica es dejar pasar el tiempo, como si así se olvidaran los problemas o se solucionaran por arte de magia. Por ello se ha desatado el Paro Nacional ante los repetidos incumplimientos. Un gobernante debe cumplir con la Constitución Nacional que lo obliga a solucionar todos los problemas del país, no es optativo, es una obligación, se supone que para eso se hizo elegir, para eso se le paga. Cuando alguien se postula para ocupar un cargo público, ya sea por elección o nombramiento, debe saber cuales son los problemas que debe solucionar. Pero él solo favorece a los sectores económicos y políticos poderosos.

La gota que derramó el vaso fueron las reformas que tramitaba el congreso, entre ellas, una de iniciativa gubernamental, la tributaria y otra, la de salud, con el apoyo de un partido incondicional de Uribe-Duque: Cambio Radical. El movimiento social hizo que se retirara la reforma tributaria y que se hundiera la de salud. Están luchando por lograr otras medidas que beneficien a todos los colombianos.

Pero nadie garantiza que, a partir del 20 de julio, en una nueva legislatura, el gobierno y sus socios vuelvan a intentar presentarlas y aprobarlas. El nuevo ministro de hacienda ya ha dicho que se presentará una nueva iniciativa tributaria que “no afectará a la clase media” según las palabras de Restrepo. https://alpunto.com.co/ministro-de-hacienda-promete-que-nueva-reforma-tributaria-no-se-meteria-con-la-clase-media/?fbclid=IwAR2B_NOv7B_BBM0EU-Bz4G65b8PenY-IcTdRLiAg3sT1I45C-wNejv5eIW4 . En cuanto a la reforma a la salud, Fabián Castillo, senador de Cambio Radical, ya dejó claro, que la presentará nuevamente porque, según él y su partido, se debe aplicar https://www.abcpolitica.com/cambio-radical-insiste-y-presentara-otra-reforma-a-la-salud/?fbclid=IwAR2-4iQXgDfObsln9P_idP_a4EgkFI0vZ57S0_3fxiihk35CH70NSd9ROtg . El panorama no está nada claro, porque, por un lado, para apagar el incendio que el mismo gobierno prendió, aplaza la presentación y aprobación de las reformas y por el otro ya está pensando en impulsarlas en la legislatura que inicia el 20 de julio del presente año.

La estrategia del miedo es el arma básica que utiliza el gobierno de Uribe- Duque para tratar de amedrantar a los inconformes: gases lacrimógenos, bombas aturdidoras, chorros de agua, bolillos, macanas y bala contra todo el que se encuentren en su camino. Es una vieja táctica de guerra de meter miedo para que la gente empiece a rendirse y otro sector de la población presione a los protestantes a no seguir en la exigencia de sus derechos, que, entre otras, de lograrse, van a beneficiar a todos, inclusive los que estuvieron en contra del paro.

Por el otro lado los jóvenes dicen que están dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias, o sea lograr lo que requieren para una vida digna, que ningún gobierno les ha ofrecido en su corta existencia. Desde que nacieron solo han conocido hambre y privaciones y como ellos mismos han dicho: “Nos quitaron todo, hasta el miedo”, no tienen nada que perder y si, mucho que ganar. Ya no le creen a los anuncios del gobierno ni a los titulares de la prensa cómplice.

Un panorama difícil, porque el gobierno que no quiere dialogar ni “conceder” nada, solo creen en la destrucción total del “enemigo”, un enemigo que solo existe para sus intereses ya que solo ven al estado como su negocio propio y del que no puede participar nadie mas, solo ellos. Los impuestos, que en un país democrático se distribuyen entre todos los ciudadanos, aquí son el botín particular de los que ostentan el poder.

Leave a Reply