Por:

La Minga está próxima a cumplir 50 años de fundada, es un espacio donde se recrea el pensamiento, la cultura, y la sabiduría; una herencia, una junta, un combite. Hacen parte de ella el Concejo Regional Indígena del Cauca (CRIC), que reúne diez (10) pueblos Indígenas ubicados en nueve (9) zonas de Colombia dentro del Departamento del Cauca y la Costa Pacífica y lo constituyen 127 autoridades indígenas. La Minga es orientada bajo congresos, lo que la hace democrática y recoge el sentimiento indígena apoyando las luchas afro y campesinas pero también de la juventud y de los estudiantes.

Al ver que el Presidente Iván Duque no iría a sus territorios la Minga decidió trasladarse y citarlo en Bogotá, pero no sería la primera vez que recibirían un desplante, lo han citado en cuatro oportunidades: la primera en Monterilla hace un año, luego en la UAIIN (Universidad Autónoma Indígena Intercultural) en Popayán, volvieron a citarlo en Cali este 12 de Octubre y por último el 19 de Octubre -del presente año- donde a razón de la negativa del mandatario se le hizo un juicio simbólico a su mal gobierno en la Plaza de Bolívar.

Y es que al Presidente en su soberbia no le basta con estigmatizar a quienes actuando amparados por la Constitución del 91 exigen ser escuchados y protegidos sino que también se burla de ellos pidiendo una protesta pacífica y trasladándose ignorándola. Aunque reunirse con él tampoco garantiza acuerdos, recordemos que en la Gran Conversación Nacional desde la última semana de Noviembre de 2019 hasta la segunda semana de marzo de 2020 el Presidente expresó que “escuchaba pero no negociaba”, parece olvidarse de sus funciones.

Los pueblos indígenas históricamente han sido víctimas de violencia al defender sus territorios contra el saqueo y el mal uso de los suelos, por proteger el agua y los recursos naturales; diversos intereses convergen para satanizar su labor y estigmatizarlos, a eso se le suman nuevas estructuras armadas aliadas con el narcotráfico que operan en territorios como el Cauca donde no solo se comercializa droga sino también explosivos y armas. Es inconcebible que esto suceda en un departamento con aproximadamente 5782 militares presentes. Y es de esto precisamente que la Minga quiere hablar con el Presidente.

Se pide al Gobierno garantizar el derecho a la vida, 247 líderes y lideresas sociales han sido asesinados, 88 indígenas en lo transcurrido del 2020 y 330 excombatientes de las FARC. Se ha aprovechado la pandemia para entrar a las casas con toda la confianza y asesinar, el incumplimiento de los acuerdos de paz se ha traducido en violencia y muerte causando el deterioro de la armonía y el equilibrio de los territorios. Los indígenas también necesitan saber que planes tiene el Gobierno para evitar ser víctimas del covid 19.

La Minga cree en la defensa fundamental de la vida, el cuidado del territorio y sus riquezas hídricas, cree en el amor, la solidaridad, el cariño y la fraternidad, defiende la lucha indígena, campesina, afro, social y popular, es una expresión libre que ha tenido el reconocimiento del país convirtiéndose en Minga Nacional.
Hoy más querida y fortalecida que nunca acompaña el paro respaldando al pueblo Colombiano en una exigencia de derechos por la democracia y La Paz. La Minga crece y tiene el respaldo de gran parte de la ciudadanía que entiende su causa y su clamor.

Leave a Reply