Foto: Redes Sociales

Enrique Peñalosa, acabó con el proyecto de una empresa pública de aseo en Bogotá y les entregó el negocio a empresas privadas. No quiero referirme a la licitación y a los “impedimentos” que le puso la administración del ex alcalde a la empresa distrital para sacarla de la licitación. Desde el comienzo, se vio una particular preferencia por estas empresas, a la cual se les entregó la ciudad, con unas condiciones excepcionales nunca antes vistas. Entre ellas, algunas que nos parecen importantes:

La primera, no se les exigió, para iniciar el contrato, una flota de carros recogedores propios o nuevos, solo hasta después de seis meses los deberían adquirir. https://caracol.com.co/emisora/2018/04/17/bogota/1524001229_249918.html La UAESP, le declaró el incumplimiento parcial del contrato a Promoambiental por varias razones y sancionó a la empresa. El contrato se firmó el 18 de enero del 2.018, el 12 de febrero se iniciaron las labores y, el 5 de abril de ese año, ya la habían sancionado, ¡sin haber cumplido los dos meses operación! http://www.uaesp.gov.co/resoluciones/files/2018/Resolucion%20No.162-2018.PDF También, la Personería de Bogotá denunció hechos irregulares con el tema de los carros recolectores y operarios con que esta empresa estaba llevando a cabo el contrato. https://caracol.com.co/emisora/2018/05/23/bogota/1527081090_556066.html ¿No tenían el dinero y los compraron con la plata de los usuarios bogotanos? Mientras tanto los carros de Aguas Bogotá, se deterioraban en un lote del acueducto en Briceño, Cundinamarca.  https://www.elespectador.com/noticias/bogota/los-camiones-que-ahora-son-basura/

La segunda, las tarifas del servicio para los capitalinos aumentaron considerablemente con este nuevo esquema, a pesar de la promesa de que bajarían. Muy pocos beneficios, de los ofrecidos por la alcaldía de Peñalosa se han cumplido. https://bogota.gov.co/servicios/nuevo-esquema-de-aseo-en-bogota-tendra-estos-beneficios

Y la tercera, los operadores no iban a recoger la basura puerta a puerta como hacían los anteriores concesionarios, los usuarios debían llevarla a sitios determinados por la empresa. ¿Ahorrándole costos de recolección? https://www.eltiempo.com/bogota/contenedores-de-basura-llegan-a-bogota-278332

Para cumplir con esa nueva política, se compraron e instalaron ochenta mil canecas mixtas en cuarenta mil puntos, unas en acero, que por su robo y desmantelamiento fueron cambiadas por plástico, ya no se ven tantas. Igualmente, compraron contenedores de dos tipos, uno para desechos no reciclables y otro para reciclables con una proporción de cuatro por cada cuadra. https://www.kienyke.com/noticias/distrito-renueva-las-canecas-de-bogota), https://bogota.gov.co/mi-ciudad/habitat/alcaldia-penalosa-esta-instalando-canecas-de-basura-por-toda-la-ciudad. Rápidamente se convirtieron en dormitorio para habitantes de calle, o escondrijos para atracadores. Las canecas y los contenedores las pagamos todos los usuarios en Bogotá. En este artículo de El tiempo, las autoridades ratifican que el valor de estos elementos y su mantenimiento lo pagamos todos en la tarifa del aseo.  https://www.eltiempo.com/bogota/bogota-cuantas-canecas-de-basura-se-han-robado-563848 ¿Quién les pidió consentimiento a los ciudadanos para poder hacer un gasto tan oneroso?

Lo mas grave es que esta experiencia no ha sido muy buena para la ciudad, debido a que nunca hubo una pedagogía suficiente y efectiva para el buen uso y manejo tanto de las canecas como de los contenedores. Es más, algunos carros recolectores no tenían la infraestructura suficiente para levantar y desocupar los contenedores y las empresas pusieron a sus trabajadores a hacerlo manualmente con el consiguiente riesgo para la salud. https://www.pulzo.com/nacion/trabajadores-tratando-vaciar-nuevos-contenedores-basura-bogota-PP605039

Promoambiental, al igual que Área Limpia, terminaron el contrato, unilateralmente, con la empresa de Acueducto y Alcantarillado para el reparto de la factura del servicio de aseo y firmaron, de la misma forma, con la empresa extranjera Enel Codensa, con el consecuente mayor valor en el reparto de la factura. El servicio a partir de ese momento se debía pagar mensualmente, con unas tarifas mucho mayores, según denuncias ciudadanas. https://caracol.com.co/emisora/2019/08/15/bogota/1565884790_768478.html.

Además, Promambiental le quedó debiendo a la Empresa de acueducto, por el reparto de la factura, 1.700 millones de pesos, el acueducto anunció demandas, no sabemos si a la fecha ya pagó o no. https://caracol.com.co/emisora/2019/08/16/bogota/1565906476_027339.html

Esta empresa, como otros operadores, ha sido sancionada por la Superintendencia de Servicios Públicos, por fallas en recolección, como lo tituló El Espectador, tampoco sabemos si han pagado las multas.

https://www.elespectador.com/noticias/bogota/superservicios-multo-a-cuatro-operadores-de-aseo-en-bogota/?fbclid=IwAR0E0AQ7yaxHzkj9qTNuiKGSfq3nP0kkN2cQ93NHj6TJK8eFihUpLxNZX4c

Pero lo más grave estaba por venir. Con este nuevo esquema de cobro, muchos locales de centros comerciales muy pequeños, que tienen servicio de agua comunal y su producción de desechos es mínima, no pagaban servicio individual de aseo, sino que contribuían con el valor total que la facturaban al centro comercial o edificio, empezaron a recibir el cobro con una tarifa unilateral impuesta por el operador. Nunca se les midió la cantidad de kilos o metros cúbicos de desechos no reciclables, ya que los otros se los entregan a recicladores desde hace mucho tiempo. Hay contratos con organizaciones de este tipo para que estas personas hagan la recuperación obligatoria y ganen el sustento con esta actividad.

Pero hay algo aun más lesivo para estos comerciantes, y es que, con la pandemia y las medidas de la alcaldía de Claudia López, muchos centros comerciales fueron cerrados casi en su totalidad por tres meses y como muchos son comercios no indispensables, las restricciones aún siguen. Pero, a pesar de ello, la factura del aseo llega puntualísima, sin ningún descuento, siendo que allí no se produce ningún tipo de desecho. Estos comerciantes que son los responsables de contribuir con el mayor porcentaje de empleos en la capital, no han tenido, ni tendrán ningún tipo de auxilio ni ayuda del gobierno nacional ni distrital, todo lo contrario.

Analizaremos casos puntuales del operador Promoambiental en el centro de Bogotá: Si el local está cerrado la factura de Enel Codensa llega con cero pesos porque no hay consumo de energía, ¡Pero de aseo, el valor es de 50 mil pesos mensuales! Ese costo no se sustenta con algún tipo de medición, ya sea por peso o por volumen, sino que es una tarifa arbitraria que impone el operador. Hay que recordar que al usuario solo se le puede cobrar un servicio, de acuerdo a lo que use, consuma, gaste o produzca y tiene el derecho de solicitar y recibir explicaciones de lo que los operadores de cualquier servicio público o privado les cobren.

Las propiedades horizontales, edificios y centros similares tienen la oportunidad, por legislación, de someterse a la tarifa multiusuario: Son todos aquellos usuarios agrupados en unidades inmobiliarias, centros habitacionales, conjuntos residenciales, condominios o similares, bajo el régimen de propiedad horizontal vigente o concentrados en centros comerciales o similares, que se caracterizan porque presentan en forma conjunta sus residuos sólidos a la empresa prestadora del servicio. El mayor beneficio consiste en pagar el servicio por los residuos realmente producidos, de forma que esta medición sea el elemento principal de la tarifa. Por lo tanto, si el usuario disminuye su producción, a través de labores como la separación en la fuente y el reciclaje, el valor de la factura se reducirá.  El cobro del servicio dependerá de la cantidad total de los residuos producidos por todos los apartamentos o casas que integren el conjunto residencial o condominio; o de todos locales del centro comercial o similares, cuando este sea el caso. Esta cantidad se determina con el aforo realizado por la empresa prestadora del servicio. https://www.cra.gov.co/documents/cartilla_multiusuarios.pdf   A Promoambiental, desde hace dos años se les ha solicitado, mediante todo tipo de comunicaciones, el sometimiento a esta tarifa, pero no ha sido posible para algunas copropiedades. Las disculpas son muchas, y en la mayoría de los casos no tienen nada que ver con la legislación vigente.

¿Quién hace cumplir la ley?, Es muy poco lo que hace la Supertintendencia de Servicios Públicos en defensa de los usuarios. ¿Qué hace la alcaldía de Bogotá para hacer que sus contratistas cumplan con las leyes?, ¿Por qué no defiende a los ciudadanos y a las empresas de propiedad de los ciudadanos? ¿Por qué no termina los contratos ante tanta irregularidad?

Hemos sabido, que, en algunos casos y como gran cosa, el operador, decide rebajar la tarifa mensual a cada local, pero muy pocas veces, por no decir que ninguna, hace los aforos o aplica la tarifa multiusuario. ¿En cualquiera de los dos casos, devolverá los mayores valores cobrados de forma irregular?

Definitivamente, en esta pandemia, el gobierno distrital olvidó y victimizó a los pequeños comerciantes y emprendedores que no han dejado que la ciudad se acabe de quebrar y que con su tesón la mantienen, a pesar de sus gobernantes.

Leave a Reply