Diego Santos y sus intereses en la Salud

Diego Santos y sus intereses en la Salud

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Email

 

 

Diego Santos es uno de los delfines del periodismo en Colombia. Sin mayores méritos, por supuesto, para clasificar en las grandes ligas de la profesión. No se le conocen grandes denuncias o investigaciones. Su gran mérito es ser hijo de Rafael Santos, sobrino de Pachito y nieto de don Hernando, uno de los fundadores de El Tiempo, hoy en manos del banquero más poderoso de Latinoamérica Luis Carlos Sarmiento, quien desde hace varios años apuntó sus tentáculos al lucrativo negocio de la salud en Colombia. Diego Santos también es el esposo de la acuciosa Vanesa de la Torre.

Santos se ha convertido en las redes sociales en el principal defensor de un sistema de salud que el establecimiento defiende a capa y espada para que no sea reformado por la ministra de salud, Carolina Corcho. A quién en las redes le han dicho de todo, incluso, bajos insultos de tipo personal.

Corcho busca depurar un sistema que se convirtió en un billonario negocio para algunos privados. Mejorar el acceso al sistema, hacerlo más fácil para la gente de a pie, que no les nieguen una consulta con un especialista, que las clínicas y hospitales puedan contratar especialistas y dejen de engañar a los usuarios diciendo que no hay agenda, cuando en realidad no tienen presupuesto para contratarlos porque una buena parte del dinero se desvía en esa intermediarias llamadas EPS.

Foto: Redes sociales

Y es que, por otro lado, los poderosos tienen motivos de sobra para salir en su defensa: Hasta ahora ninguno en Colombia se ha muerto esperando una cirugía, una cita con un gastroenterólogo o un costoso tratamiento oncológico porque la mayoría del poder tiene como costear la medicina prepagada. El primo de Diego Santos, Juan Manuel Santos, no tuvo problema para operarse de cáncer en la Fundación Santa Fe en un tiempo récord. ‘Que buen sistema!’ Pero así jamás ha funcionado para 23 millones de colombianos clasificados en estado de pobreza y 8 de estos en pobreza extrema datos del DANE de hace algunos años atrás, que hoy deben haber subido tras los 4 años del gobierno Duque!

Y es que los poderosos que defienden a las EPS no utilizan el sistema sino para pertenecer a las juntas directivas de estas, para hacer los ‘grandes negocios’ en el sector salud; o para hacerle publirreportajes a poderosas fundaciones como CTIC, Centro Tratamiento Investigativo de Cáncer, de Sarmiento Angulo. O la misma Santa Fe, para las que trabaja el ‘periodista’ Diego Santos o para atacar como sea con falsas noticias, calumnias y desinformación las reformas del gobierno de las que no se beneficiarán sino los más pobres de Colombia.

En su afán por defender los intereses de Sarmiento Ángulo y de las EPS a Santos cada día se le ve más descompuesto y desencajado, utilizando insultos y atacando a las personas y no debatiendo sus ideas. Sin argumentos de fondo e incluso publicando trinos sin ningún sustento para demostrar que lo que dice es cierto.

Y es que Diego Santos Santos tiene claro que el negocio del cáncer en Bogotá ya está migrando en buena medida la la Fundación de su jefe Luis Carlos Sarmientos Ángulo. Varias EPS han terminado sus contratos con hospitales y clínicas para enviar los pacientes oncológicos a la Fundación CTIC, el lujoso y moderno Centro Tratamiento Investigación contra el Cancer, sin que ningún ´periodista’ se haya preguntado si eso está bien y con el apoyo del gobierno del hoy expresidente Duque, que presiono para que esto fuera así.

No estaría mal que la Supersalud y el Ministerio de Salud investigaran lo que podría ser una violación a la libre competencia y prestación del servicio.

Heading Element

Las opiniones  realizadas por los columnistas  del portal www.laotravoz.co  no representan la identidad y línea editorial del medio.
Les invitamos a leer, comentar, compartir y a debatir con respeto.

La Otra Voz