Foto: Redes Alcaldía de Armenia

 

Por:

A la capital del Quindio en definitiva le cayeron todas las plagas y no logra sobreponerse.

Los escándalos no dan tregua. Salimos de uno y caemos en otro, al cual más grave.

No ha terminado el sobresalto por los actos de corrupción protagonizados por José Manuel Ríos, para enseguida encontrarnos con una oscura maniobra del Concejo de la ciudad en el trámite del Plan de Desarrollo 2020-2023.

En el cierre de su aprobación de manera sorpresiva, Ospina, el alcalde encargado, introdujo dos artículos para otorgar facultades con el fin de adelantar una reforma administrativa, privatizar los servicios de aseo, alcantarillado y recolección de basuras y tomar una deuda superior a los 70 mil millones de pesos.

Un exabrupto político y social que lleva la huella del actual gobernador del Quindio, señor Jaramillo, acoplado a la línea neoliberal del expresidente César Gaviria el actual jefe de la Dirección Nacional Liberal.

Corrupción, coronavirus y neoliberalismo dan forma a un cuadro caótico e inviable para la comunidad de Armenia.

De la corrupción en la alcaldía estamos hasta el cuello.

El Covid19 acorrala a los hogares más pobres que no tienen acceso a la salud y a los elementos básicos de seguridad alimentaria y liquidez monetaria.

Para completar, ahora nos aplican una super dosis de neoliberalismo con clientelismo a todo vapor para dar rienda suelta al clientelismo y la voracidad burocrática y crematística del gobernador Jaramillo y su rosca de subalternos amañados.

Definitivamente es necesario rescatar la movilización ciudadana para acorralar esta delincuencia de cuello blanco convencida de tener manos libres para toda clase de desafueros.

Empecemos con cacerolazos contra estas roscas pútridas de la politiquería regional.

Leave a Reply