¿A qué le tiene miedo la ultraderecha?

¿A qué le tiene miedo la ultraderecha?

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Email

Este sector político con muchos apelativos, entre los que encontramos uribismo, conservatismo, extrema derecha, neoliberalismo, centro, centro-derecha, centro-izquierda y todos los que quieren diferenciarse de todo lo que parezca izquierdista, castrochavista, petrista, progresistas o demócrata, en su afán de dominación permanente sobre los colombianos, ha adelantado toda clase de estrategias con el fin de que el pueblo no acabe con su reinado de corrupción y muerte en el país.

Lo primero que hizo fue dividir las luchas del pueblo y sectorizarlas según unos intereses creados por ellos mismos para que la gente se fuera alineando solo con esas causas y que no le interesara las de los demás. Puso a que las etnias, los grupos feministas, LGTBI+, de recicladores, de deportes, de arte, los campesinos, los negros, los mestizos, los comunales y cualquier grupo susceptible de tener necesidades, a que solo les debía interesar sus reivindicaciones, dejando a un lado las de los otros grupos poblacionales. Dividir para reinar, dice un antiguo adagio, y la ultraderecha colombiana lo ha aplicado a cabalidad. Hicieron que los ciudadanos olvidaran que todas las luchas son una sola, que nos cobijan a todos, que se sintetizan en el incumplimiento de los derechos humanos y constitucionales y el irrespeto al ser humano. Uno ve que un grupo está peleando por sus reivindicaciones y pregunta a otras personas el por qué no apoyan y la respuesta siempre es: “No es nuestra lucha, nuestros intereses son otros”. De esta forma han logrado mantener su dominio, teniendo dividido al pueblo, encerrados en sus nichos particulares y evitando que vean el panorama completo.

Otro factor de que la ultraderecha tenga el dominio sobre los colombianos es la ignorancia. Desde siempre a los líderes de los empresarios y partidos políticos que han dominado el país no les interesa un pueblo educado. La educación no es solo la acumulación de conocimientos en el cerebro de una persona, sino que es la capacidad de a analizar, de discernir, de aplicar esos conocimientos, de hacer investigación y, en últimas, de plantear y llevar a cabo cambios profundos en el funcionamiento de una sociedad. Ellos siempre han tenido la potestad de hacer los cambios que siempre los favorecen a ellos, obviamente sin el concurso de los colombianos.

La posesión feudal sobre la tierra es otro aspecto del dominio que tienen los terratenientes y políticos en Colombia. Hoy ya se sabe que durante el gobierno de Uribe se adelantó toda una política de apoderamiento de tierras, quitándoselas a pequeños campesinos por medio de la intimidación, amenazas y muerte, además de la invasión de tierras del Estado, mal llamadas baldíos, en complicidad con abogados y notarios corruptos. En este loco afán de acaparamiento de tierras, la derecha, usando las fuerzas militares del país y civiles armados, conocidos como paramilitares, implantaron una red de terror y muerte que, según lo que se conoce, ocasionaron 6.402 asesinatos de Estado, mal llamados falsos positivos, decenas de miles de desaparecidos y muertos así como millones de desplazados; muchos de estos delitos han sido calificados como de lesa humanidad por su sevicia y crueldad. Es conocida la frase con la que le llegaban a la finca de un pequeño agricultor para quitarle la tierra: “Acepta lo que le ofrecemos o negociamos con su viuda”, poniendo el dinero en una mesa junto al arma de fuego.

Pero, ¿a qué le tiene miedo, realmente, la derecha? Además de perder el poder, en las actuales circunstancias del país, le teme a que la sociedad se una y organice, para sacar adelante las reformas que necesita, por primera vez, ya que todas los cambios anteriores solo beneficiaron a los mas ricos y poderosos de Colombia, no en vano, somos uno de los países más desiguales del mundo, con unos índices de pobreza y miseria que contrastan con la riqueza de los ultraderechistas. Por eso ha logrado por muchos años mantener al pueblo enfrentado entre si, porque nadie más que ellos saben lo que significa lo que la sociedad organizada puede lograr. Los pobres de Colombia siempre han estado desunidos, entre centralistas y federalistas, liberales y conservadores, anapistas y frentenacionalistas, en el siglo pasado; en el presente se han inventado una cantidad de nombres y remoquetes con los que pretenden mantener divididos los intereses populares. A la unión de todos los sectores populares ¡si que le tienen miedo!

A la educación del pueblo siempre le han puesto cortapisas, se inventaron que ya no eran necesarias las ciencias humanas y sociales, la historia y geografía y no sé qué otras materias de la educación básica y secundaria eliminaron, para que no fuéramos capaces de entender y amar nuestro país. Como consecuencia, hoy los(as) muchachos(as) no saben nada de su país, no saben gran cosa de cómo se construyó Colombia y sus grandes riquezas y de paso, el despojo de las mismas que han hecho tanto las multinacionales en complicidad con los anteriores gobiernos y los poderosos de siempre. Un pueblo educado es el “coco” para los sectores mas reaccionarios, ya que toma las decisiones que más le convengan y no las que otros les impongan.

No quieren que Colombia se entere de cómo fue el despojo y apropiación ilegal de tierras, que va muy ligado con el actuar de militares y paramilitares en los campos de Colombia, pues fueron ellos, utilizados como herramientas de los terratenientes, los que cometieron toda clase de atropellos imaginables para que los feudales se quedaran con la fincas de los campesinos pobres. En la JEP, muchos militares y paramilitares han confesado como fue ese accionar y de paso vinculan a altos miembros de gobiernos anteriores y muchos han ido mas allá denunciando el cómo esas órdenes venían directamente de la presidencia de Álvaro Uribe Vélez, como es el caso de un exdirector del DAS en Casanare (1). Aún falta mucho por enterarnos. También otros jefes paramilitares han pedido ser oídos en la JEP para contar más hechos de esta terrible etapa de la historia reciente. Que la tierra vuelva a los campesinos y pueblos ancestrales, sus verdaderos dueños, es algo que no quieren los poderes terratenientes, ya que también se sabría la verdad de cómo las adquirieron y el costo en vidas humanas de ese robo.

El Presidente Gustavo Petro, en un discurso reciente, habló de estos temas como sus metas en este gobierno; que se supiera la verdad de todo lo ocurrido y quienes fueron los que dieron las órdenes, los autores intelectuales de todos esos crímenes. También mencionó la necesidad de una verdadera reforma agraria, para que los campesinos se dediquen a sembrar productos agrarios que nos garantizara una autonomía alimentaria y se podrán exportar al mundo. Habló muy especialmente de la urgencia de darle educación a los jóvenes de nuestro país, para poder avanzar en el desarrollo de Colombia.

Por todo esto y mucho más es que no quieren dejar gobernar. Se oponen a todas las reformas, inventan toda clase de mentiras, calumnian, difaman, entrampan y utilizan todos los medios ilegales para evitar que se puedan lograr estos cuatro puntos.

Depende del pueblo, de su unión y organización, que su gobierno (el primero democrático, el que eligió libremente), pueda avanzar y lograr estas metas que se ha impuesto el Presidente de Colombia. Esa unión y organización depende de los jóvenes del país como advirtió el gran Jaime Garzón antes de ser asesinado por estas mismas fuerzas oscuras que han dominado al país (2).

(1) https://www.eluniversal.com.co/colombia/eran-ordenes-directas-de-presidencia-exdirector-del-das-por-falsos-positivos-HC9040393 https://www.vanguardia.com/colombia/eran-ordenes-directas-de-presidencia-exdetective-del-das-sobre-falsos-positivos-MD7555358

(2) https://www.youtube.com/watch?v=ItZ8gAYlhO0   https://www.youtube.com/watch?v=fxpBytf1ZOM https://politicadelosjovenes.blogspot.com/2013/07/conferencia-de-jaime-garzon-1997-tesis.html  

Las opiniones de los columnistas son de su exclusiva responsabilidad.  Les invitamos a leer, comentar, compartir y a debatir con respeto.

 

Heading Element

Las opiniones  realizadas por los columnistas  del portal www.laotravoz.co  no representan la identidad y línea editorial del medio.
Les invitamos a leer, comentar, compartir y a debatir con respeto.

La Otra Voz