Fue elegida presidenta de la Comisión Sexta del Senado, y no les gustó a uribistas pura sangre

Según fuentes del Senado de la República, desde hace varias semanas Ruby Chagüí, una comunicadora social que llegó a ser senadora, al parecer por estar apadrinada por el expresidente y ahora congresista Álvaro Uribe Vélez, hacía lobby y pedía la bendición de su eterno jefe  para que le diera también, un empujoncito ante la bancada y fuera designada presidenta de la Comisión Sexta del Senado.

Al tiempo la senadora casanareña Amanda Rocío González, también trabajaba en ese mismo propósito, pensando que las decisiones en su partido serían “democráticas”.

Se conoció que de su aspiración sabía el senador Alvaro Uribe Vélez, que en estos casos toma decisiones tibias para no herir susceptibilidades. “Decidan entre ustedes”, es su frase más común, mientras apoya y ordena respaldar a quien él diga a escondidas.

Al mejor estilo de pilatos Uribe ‘se lavó las manos’, diciendo que profesaba gran aprecio por las dos mujeres.

Por Ruby porque la conoce desde hace años, fue su asistente personal y jefe de prensa durante varios años en el senado, y además es hija del exalcalde de Cereté (Córdoba) Elbert Chagüi Saker.

Por Amanda Rocío González, a quien conoció a través de Alirio Barrera, por que le ha ayudado a jalonar varios proyectos y ha demostrado temple y carisma en el congreso.

Sin embargo, al interior del partido se la jugaban ‘los de la bancada costeña’ y algunos uribistas pura sangre por Ruby. Como en efecto sucedió. Ellos no podían permitir que una provinciana de los llanos los derrotara.

En una carta enviada el 21 de julio por la directora de Centro Democrático, Nubia Stella Martínez, al presidente del senado Arturo Char, el partido propuso el nombre de Ruby Chagüí para la presidencia de la Comisión Sexta.

Según la directora de CD la selección se hizo ‘democráticamente’.

El partido notificó entonces que Chagüí era la propuesta para la presidencia, pues este cargo le correspondía al Centro Democrático, pero los senadores de otros partidos, no gustaban de la cereteña, y vieron en Amanda Rocío una mujer que tenía el temple para llevar las riendas.

En la Comisión determinaron hacer más amplia la elección. No se quedaron con la propuesta por CD, sino que otros senadores pensaron en González, la casanareña.

Es ahí cuando los senadores Jorge Guevara de la Alianza Verde, Sandra Ramírez de la Farc, Julián Bedoya del liberalismo y Carlos Trujillo del partido Conservador, propusieron a la presidencia a González, quien derrotó a Chagüí. La votación quedó 8 a 4, en favor de Amanda.

Lo que queda claro es que en la Comisión Sexta querían una votación más abierta y no la que dijera Uribe (Ruby Chagüí). Circunstancia que favoreció a Amanda Rocío González, pero que también le traerá dolores de cabeza, porque a pocas horas de posesionada en la presidencia, le comenzaron a hacer la guerra en su propio partido.

Al parecer, “el Comité de Ética del Centro Democrático investigará a la senadora Amanda González por no seguir los lineamientos del partido, luego de que esta semana se definiera que la postulada a la presidencia de la Comisión Sexta del Senado sería Ruby Chagüí”.

El propio expresidente y líder del Centro Democrático, Álvaro Uribe, apoyó la decisión del comité para que investigue a la senadora Amanda González, ¿otro lavado de manos?

Según los estatutos de Centro Democrático, González podría ser expulsada de la colectividad al considerar que cometió una falta grave, advierten desde algún sector del Uribismo.

Querría decir entonces: sí alguien de provincia le gana en franca lid a los bloques de la política, la costeña en este caso, se somete a ser ‘enjuiciado’ por tener sagacidad, aceptación en otros partidos, y mayor gestión y compromiso.

Quienes estan a favor de la nueva presidenta de la Comisión Sexta aseguran que  se le olvidó al partido, que Casanare le ha puesto proporcionalmente la mayor votación desde hace 18 años al uribismo, que aquí han salido a defender a Uribe, que hasta vallas le ponen exaltando su nombre, para que ahora, en una decisión de pilatos, el propio expresidente, según se puedo apreciar, le haga el feo a la senadora casanareña.

Y recuerdan las cifras de las votaciones que al parecer se le olvidó al Centro Democrático y a Álvaro Uribe, Amanda sacó la tercera votación de esta colectividad: 46.322 y Ruby la décima votación: 32.698.

Recuerdan la gestión que Amanda realizó recorriendo la Orinoquía y Boyacá en su campaña al senado, y volvió a repetir la correría en la campaña de Duque Presidente, y la sigue haciendo llevando mercados y ayudas humanitarias durante la pandemia, a nombre de Centro Democrático.

Las preguntas que quedan sobre la mesa, es sí en este partido autodemominado de Centro, las decisiones son democráticas y si todavía se elige al que diga Uribe o estos hechos son una muestra más de las decisiones antidemocráticas de un caudillo en decadencia.

 

Leave a Reply