La voz que intentaron silenciar los paramilitares en el 2004 cuando asesinaron al académico Alfredo Correa de Andreís, retumba y no guardará silencio. El documental La Paz Difunta, vuelve a proyectarse para recordar a los millones de colombianos que han sufrido el rigor de la guerra y del exilio que no están solos.

Juan Pablo Méndez, realizador de cine y televisión, quien dirigió este documental, reveló como sus protagonistas son en realidad grandes colombianos y los verdaderos héroes de la patria “cuando en el documental llega uno a la historia de Alfredo Correa de Andreis y a la figura de José Humberto Torres, que fue abogado de la familia, cuando uno se enfrenta a la historia del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, se da cuenta de que han sido, desde uno de sus fundadores, Eduardo Umaña, que lamentablemente fue asesinado el 18 de abril de 1998, unos súper héroes. Yo veo el caso del magistrado Luis Guillermo Pérez, veo a su familia, a Alirio Uribe, que también participó en el caso contra Jorge Noguera por el crimen de Alfredo Correa de Andreis y uno se da cuenta de una cantidad de personas en Colombia,  del talante de los abogados del Colectivo José Alvear Restrepo, que han arriesgado su vida desde el principio, por que en Colombia se pueda dar el esclarecimiento de la verdad de una cantidad de hechos que vienen sucediendo”.

 

 

El director de este documental, ratifica su admiración por las personas que buscan la verdad “es como un legado, es un aprendizaje muy grande, es una oportunidad increíble haber podido conocerlos a ellos”.

Insiste en visibilizar los casos de personas exiladas y como se deben recordar para que la memoria de nuestro país sea revivida en cada rincón del mundo “en París estuvimos con otro grupo de exiliados, esta el caso de Hernando Franco e Inés Acosta, dos personas acusadas por el crimen de Gloria Lara en 1981, ellos salieron de Colombia, huyendo de la persecución de un montaje judicial. Después fueron absueltos, pero aún así, quedaron con esa macha de una acusación injusta. Han vivido casi toda su vida exiliados en Paris.Conocimos mucha gente en Estocolmo que viven en el exilio, en la edición final lamentablemente no quedaron todas las historias, pero por supuesto son muchos los Colombianos que les ha tocado vivir por fuera”.

Sobre el documental que será reproducido el próximo sábado, 27 de junio, a la 1:00 p.m. (hora Colombia), en la pagina de Facebook de la Comisión de la Verdad, Méndez indicó “la vigencia que tiene el documental es permanente, yo soy un inmigrante que vive en Argentina desde hace 13 años. Cuando vino el plebiscito el 2 de octubre de 2016, que tenia por objetivo refrendar los acuerdos de paz, pero por sorpresa ganó el No; cuando volví me encontré con Carlos Echeverry, un amigo, que conocí en Venezuela y ahora vive en Argentina. En ese entonces, surgió la inquietud ante la gran debacle que significó para nosotros y para muchos colombianos el triunfo del No en aquel plebiscito. Ya veníamos madurando la idea de hacer un documental, que para él tenía la intención de hacer un homenaje a su profesor y amigo Alfredo Correa de Andréis y para mi, una reflexión sobre lo que implica la migración y en este caso particular, lo que llamo el autoexilio de un país, que por muchas razones expulsa no solamente a sus campesinos de sus tierras, también, a sus connacionales de los territorios urbanos. Aunque el asesinato del profesor, ingeniero agrónomo y sociólogo Alfredo Correa de Andréis ya cumple 16 años y aunque paso mucha agua debajo del puente, después del plebiscito, la paz finalmente se pudo refrendar vía legislativa, llegó el cambio de gobierno, han pasado dos años y aún así, hay que advertir que el documental justamente por ese cambio de gobierno, no tuvo la exposición necesaria, Señal Colombia decidió no emitirlo con la suficiente periodicidad esperada y solamente hasta ahora el documental está siendo divulgado.Tal vez por estar guardado suscita muchas ganas de ser visto, adquiere cierta vigencia no solo para los colombianos que estamos fuera del país, también para quienes viven en Colombia y que tienen ganas de verlo”.

Sobre el por qué de no tener permanentemente el documental en exposición su director explicó los motivos

“Destacamos que un canal como Señal Colombia se haya animado a emprender un proyecto de tanta profundidad política, aunque no haya sido emitido con la frecuencia que quisiéramos. En este momento el documental será reemitido otra vez desde la página de Facebook de la Comisión de la Verdad, que tiene permanente contacto con muchas asociaciones de colombianos exiliados y refugiados en el exterior, entre los que se encuentra Carlos Echeverry, protagonista del documental. Por eso, llegamos a la comisión que se interesó en hacer esta proyección. Por el contrato que se tiene con Señal Colombia en el momento no puede ser emitido de forma indefinida, esperamos que cuando se libere, pueda ser mostrado de forma permanente, por ahora se ha proyectado en la Comisión de la Verdad, en algunos eventos en Europa, el año pasado lo proyectamos a gran parte de los protagonistas exiliados en Paris e hicimos una proyección en la ciudad de Ámsterdam. Por eso es importante la invitación para que lo puedan ver, por que después, se desmota de la página. Estamos haciendo los tramites para después poderlo proyectar en otros espacios”.

Los relatos de las personas exiliadas y de los verdaderos y grandes colombianos seguirán siendo contadas desde la Otra Voz, aquella que tiene eco en la memoria y en el tiempo  “continuaré recopilando información de los colombianos exiliados. El año pasado estuve en la peregrinación que se hizo desde París, hasta la Corte Penal Internacional de La Haya, donde fue impresionante la convocatoria de colombianos que llegaron a reclamar y a pedir porque los crímenes que están sucediendo con los líderes sociales en Colombia, sean declarados de lesa humanidad, en la medida en que están asociados a crímenes de líderes de defensores del medio ambiente”.

La memoria del profesor Alfredo Correa de Andreís y las dificultades de las más de diez millones de personas que han sido víctimas del exilio, llaman la atención para que estos relatos sean visibilizados y sobre todo, permanezcan en la retina de cada persona que habita el territorio colombiano y se conozca La Paz Difunta.

Leave a Reply