Por: Horacio Duque

Al calor del debate contaminado con falsedades, pronóstico de catástrofes, de acusaciones temerarias y prematuras que según el ex ministro Guillermo Perry abundan en el tratamiento de los problemas que se han presentado con el proyecto de la represa de Hidroituango (https://bit.ly/2T98EQv ), se han planteado algunas cuestiones sobre las Empresas Públicas de Medellín EPM, el principal artífice de esta megaobra que avanza en el “Cañón del Cauca”, localizado en el Norte del Departamento de Antioquia.

Es cierto, existen justificadas preocupaciones con las dificultades que han aflorado en Hidroituango en los ámbitos de la ingeniería, ambiental, social y económico. La Procuraduría, la Contraloría, las organizaciones comunitarias, las Veedurías y otros actores hacen estudios y evaluaciones para identificar los daños y los eventuales responsables.

Lo que me parece desproporcionado es la tendencia de ciertos sectores políticos y de algunos medios de comunicación a plantear una crisis compleja en las Empresas Públicas de Medellín EPM que debería traducirse en su bancarrota y extinción.

¡Una barbaridad!.

Empresas Públicas de Medellín no es cualquier muñeco con el que se pueda jugar alegremente.

Se trata, ni más ni menos, de uno de los bienes públicos más emblemáticos del Estado y la sociedad colombiana.

EPM nació en agosto de 1995 como heredera de diversas empresas de servicios organizados en la capital antioqueña desde finales del siglo XIX, completando más de 60 años de existencia.

Los antecedentes de la empresa se remontan al siglo XIX, en los primeros servicios públicos, de forma organizada de la ciudad de Medellín: Acueducto desde 1888 (servicios consolidados eventualmente en la Empresa del Acueducto), Telefonía desde 1891 (sucedida por la Compañía Telefónica de Medellín en 1914), y Electricidad desde 1895 (Compañía Antioqueña de Instalaciones Eléctricas).

Hoy sus ingresos operacionales bordean los 20 billones de pesos y sus aportes a la Alcaldía de Medellín y a la ciudad son de gran impacto en el urbanismo socioambiental y en el bienestar de sus habitantes. Es la empresa con más activos en el país después de Ecopetrol.

Jugar al desprestigio de las EPM es de una torpeza infinita. De un infantilismo cruel.

EPM es una empresa ejemplar en Colombia y Latinoamérica. Muchas ciudades de la región y del país la ven como un paradigma de buenas prácticas de gobierno corporativo, manejo técnico profesional, como lo observa JC. Quintero en El Colombiano (https://bit.ly/2VpTio5 ).

Entre sus más destacados logros están los desarrollos hidroeléctricos de Guadalupe III y IV, Peñol-Guatapé, Riogrande I y II, Playas y, últimamente la termoeléctrica La Sierra y Porce II. En los años 60 y los 70 aporto a la creación del sistema interconectado nacional (hoy en día ISA e Isagen), que coloco la energía generada en Antioquia al servicio del resto del país.

Adicionalmente EPM ha hecho represas y plantas de agua potable tales como La Fe y Piedras Blancas, San Cristóbal, La Ayurá y Manantiales, y PTARs como las de El Retiro y San Fernando. También ejerce liderazgo en la ampliación e incorporación de tecnologías de punta en las redes de telefonía, acueducto, alcantarillado, gas y distribución eléctrica.

En los años recientes EPM se ha lanzado a nuevos mercados regionales merced a la compra de acciones de otras empresas, dando vida al Grupo Empresarial EPM. De él forman parte hoy, entre otras, EDATEL, EMTELSA, EMTELCO, ETP, EPM Bogotá, y Colombia Móvil.

Son filiales del grupo EPM en Agua, Saneamiento y Energía:

Empresa de Aguas del Oriente Antioqueño S.A. E.S.P.

Aguas Regionales EPM S.A. E.S.P.

Aguas de Urabá S.A. E.S.P.

Aguas Nacionales EPM S.A. E.S.P.

Aguas de Malambo S.A. E.S.P.

Central Hidroeléctrica de Caldas S.A. E.S.P. o más conocida como CHEC

Centrales Eléctricas del Norte de Santander S.A. o más conocida como CENS

Empresa de Energía del Quindío S.A. E.S.P. o más conocida como EDEQ

Electrificadora de Santander S.A. E.S.P. o más conocida como ESSA.

Emvarias S.A. E.S.P.

EPM Inversiones S.A.

Maxseguros EPM Ltd.

Se trata de una Empresa que se ha proyectado en otros países así:

En Panamá.

Hidroecológica del Teribe S.A. (De la cual EPM tiene la mayoría de acciones)

Panama Distribution Group S.A.

Elektra Noreste S.A. – ENSA

Tigo

En Guatemala.

Gestión de Empresas Eléctricas S.A. – GESA

Distribución Eléctrica Centroamericana Dos (II), S.A. – DECA II

Empresa Eléctrica de Guatemala S.A. – EEGSA (Guatemala)

Comercializadora Eléctrica de Guatemala S.A. – COMEGESA

Transportista Eléctrica Centroamericana S.A. – TRELEC

Almacenaje y Manejo de Materiales Eléctricos S.A – AMESA

ENERGICA S.A.

Inmobiliaria y Desarrolladora Empresarial de América S.A.– IDEAMSA.

CREDIEEGSA S.A.

Tigo

En El Salvador.

AEI El Salvador Holdings S.A.

PPLG El Salvador II (Islas Caimán)

Electricidad de Centroamérica Ltda. de C.V.

Distribuidora de Electricidad del Sur S.A. DE C.V. –DELSUR-

INNOVA Tecnología y Negocios S.A. de C.V.

Tigo

En Chile.

EPM Chile S.A.

Parque Eólico los Cururos Ltda.

Aguas Antofagasta S.A (ADASA)

En México.

EPM Capital México S.A. de C.V.

Tecnología Intercontinental (TICSA)

Todo un conglomerado patrimonial de la nación, su sociedad y el Estado.

Hay que blindar a EPM por encima de inclinaciones políticas e ideológicas.

Medellín, 27 de febrero del 2019.

horacio.duque.giraldo2019@outlook.com

Leave a Reply