Foto: medium.com

 

Por:

Todo ser humano posee diferentes cualidades indispensables como el habla, la escucha, la motivación de tener algo, y muchas otras que permiten convivir en una familia, sociedad y/o territorio marcando la diferencia; también está capacitado desde los inicios de la historia para obtener todo lo que quiera tanto en el ámbito personal como profesional. Además, considero que aquel ser vivo que tiene una motivación por alcanzar algo, siempre lo logra.

Por lo tanto, puedo decir que tener una discapacidad de cualquier índole no significa que no se pueda soñar, al mismo tiempo se debe luchar por cumplir dichos propósitos estipulados o soñados. Considero que el hecho de poseer motivaciones intelectuales, es decir, por aprender más diariamente o estimulaciones espirituales, o sea, algo que sale del interior y no sabes porque, significa sí o sí que se tiene el ingrediente inicial para cumplir cualquier cosa que te idealices.

Desde mi experiencia en el ámbito intelectual puedo decir que todos los días estoy motivada por aprender cosas nuevas, tener experiencias enriquecedoras del intelecto y del espíritu, lo que más me mueve y me hace vibrar es el trabajo social dado que me gusta ayudarle a las personas en lo que más se pueda, y si dichas personas tienen algún tipo de discapacidad me apasiona todavía más colaborarles con pequeños detalles técnicos o vivenciales, de los cuales ocasionalmente estoy enterada o simplemente he vivido.

Hace unos años cuando me incursioné en la política del municipio de Villeta, conocí diferentes personas en condición de discapacidad las cuales me enseñaron desde su vivencia cómo enfrentar la vida con los diversos desafíos que está pone, de igual manera pude ver el mundo desde otra perspectiva totalmente diferente a la mía, dado que siempre he tenido muchas comodidades a mi alcance gracias a mis padres. Los seres maravillosos que he conocido me han demostrado que con berraquera todo es posible. Por último, les cuento que mi sueño desde pequeña fue y siempre será ayudar a los demás porque tengo la certeza que con cada conocimiento que la vida me obsequia, debe ser compartido para la beneficencia de muchos. Y quiero dejarles una frase que mi caracteriza:

“Todo gran sueño comienza con un gran soñador. Recuerda siempre: tienes en tu interior la fuerza, la paciencia y la pasión para alcanzar las estrellas y cambiar el mundo” Harriet Tubman.

Leave a Reply